Contacto

Sugerencias, comentarios, preguntas, mentadas... las cadenas son especialmente bienvenidas.
Contacto

Me lo dijo un pajarito

marzo 03, 2008

Fidel Herrera y los niños índigo

Las maravillas de Internet: gracias a Carlos Quintana, desde Mar del Plata, Argentina, me entero que el gobernador de Veracruz, Fidel Herrera Beltrán, intenta apoyar a los niños índigo.

¿Qué es eso de los niños índigo? Ah, pues son niños con aura color azul índigo. Los niños índigo comenzaron a nacer hacia la década de 1980 (justo a tiempo para la Era de Acuario) y fueron identificados como tales por la parapsicóloga Nancy Ann Tappe que dice que vio auras color índigo en ciertos niños y el nombre se les quedó. El verdadero boom de los niños índigo ocurrió en 1999 con el libro de Lee Carroll y su esposa Jan Tober, donde plasman toda la sabiduría de una entidad extraterrestre llamada Kryon, que reveló todo lo que uno necesita saber sobre los niños índigo.

Según esto, los niños índigo son descritos como la siguiente etapa de la evolución de la humanidad (¿los Hombres X?), una nueva raza (¿los Hombres X arios?), de origen extraterrestre (¿no que eran humanos evolucionados?) y tienen la misión de mejorar el mundo. También dicen que su ADN es diferente (definitivamente, los Hombres X) porque tienen cuatro codones más (científicamente comprobado, claro que sí), tienen ojos grandes y claros, son delgados y tienen poderes curativos, telepáticos, proféticos y hasta mediúmnicos (entonces no son cualquier Hombre X: ¡son Charles Xavier, Wolverine y Phoenix! ¡De lujo!).

Hay rasgos de personalidad característicos de los niños índigo: son precoces, tienen un "sentimiento de realeza", tienen dificultades aceptando la autoridad y guardando disciplina, no tienen facilidad para hacer labores mecánicas, tienden a ser antisociales, se frustran con facilidad y tienen pocas inhibiciones. La gente de mi rancho llamaba a esos niños "pinches plebes cabrones". Los psiquiatras les dicen "niños con trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH)".

La creencia de los niños índigos ha sido un rotundo éxito porque combina muchos elementos populares y emocionales. Ningún padre acepta de buena gana que su hijo tenga un problema, y cualquier padre está dispuesto a creer cualquier cosa que diga que su hijo es especial de alguna forma. También aprovecha las tendencias anticientíficas contemporáneas que niegan toda validez a los fármacos industriales y a la medicina y psiquiatría modernas (supuestamente coludidas con las farmacéuticas multinacionales). ¿Es el Ritalín, usado para tratar el TDAH, inútil y/o es dañino a largo plazo? No lo sé, puede ser. Lo que sí sé es que lo de los niños índigo es una patraña que hace agua por todos lados (¿son extraterrestres o son humanos modificados? ¿Qué hacen esos codones extra? ¿Quién, dónde y cuándo publicó el estudio debidamente arbitrado que demuestra la existencia de esos cuatro codones extra, o la existencia de cualquiera de los superpoderes índigo? ¿Sí sabían que el "aura" puede variar en cuestión de minutos?) y que ningún niño debería ser sometido a las expectativas ridículas y exageradas de sus crédulos padres o maestros.

(Si algún papá índigo o supuesto niño índigo crecido desea responder esto, puede hacerlo, pero por favor evítese la monserga de "deberías investigar más sobre el tema antes de opinar cosas sin fundamento" porque ya me la sé, a menos que pueda responder de forma coherente las preguntas de arriba.)

Ahora vamos a Xalapa. La primera referencia a niños índigo en el gobierno veracruzano que pude encontrar data de abril de 2007, cuando Fidel Herrera Beltrán declaró que el Centro de Rehabilitación Infantil de Veracruz (CRIVER) y el DIF del estado podrían usar un delfinario que está siendo construido en el Acuario de Veracruz para apoyar a los niños índigo:

Tenemos mucho niños inteligentes, tenemos el doble de la media nacional en materia de niños que requieren educación especial, [...] niños índigos, niños que tienen un coeficiente intelectual muy elevado [...] por eso he hablado con Marcelino Fernández [Director del Fideicomiso del Acuario de Veracruz] para darle una dimensión adicional que se está estudiando técnicamente en el delfinario. [DGCS, 10/01/2008]

El 10 de enero de 2008, Herrera, su esposa Rosa Borunda (encargada del DIF de su estado, como prácticamente todas las esposas de todos los titulares varones casados del Poder Ejecutivo a nivel municipal, estatal y nacional son las encargadas de sus respectivos DIFs) y varios secretarios de gobierno asistieron a la reunión del Consejo Estatal de Asistencia Social y Protección de Niñas y Niños (CEDAS), un organismo que coordina todas las políticas de apoyo social e infantil de Veracruz. En esta reunión, Borunda exigió a la subsecretaria de Educación Básica de Veracruz, Xóchitl Osorio, que terminara un informe sobre los niños índigo en las escuelas del estado. El gobernador Herrera a su vez pasó la solicitud al secretario de Educación, Víctor Arredondo, y anunció que donaría parte de un premio de la Lotería Nacional que ganó a finales de 2007 para un ala especial en el Centro de Rehabilitación del Estado de Veracruz (CREVER), todavía en construcción y con sede en Xalapa. El mismo CEDAS reporta haber participado en un programa de TV Azteca Veracruz sobre el tema de niños índigo (CEDAS, 24/02/2008).

Uno ya no espera gran cosa de los gobernantes, y que Herrera y su esposa se traguen el cuento de los niños índigo es indignante pero no es tan sorprendente. Lo que sí es sorprendente es la total falta de cobertura de los medios de comunicación nacionales sobre este tema. En Veracruz, sólo recibió cobertura como una sesión de gobierno más, y sólo parece haber una persona que criticó que el gobierno esté pensando en tirar recursos públicos (no el dinero de Herrera, sino el trabajo y el tiempo de los empleados del CREVER) en niños especiales que no existen: Norberto Luna, médico de Coatzacoalcos, que hace un buen resumen (ampliamente recomendado) de la realidad sobre los niños índigos en un semanario de ese puerto. Enhorabuena por el doctor Luna, el único defensor de la razón en los medios veracruzanos.

Leyendo los discursos y las notas, me entra la duda: ¿realmente saben Fidel Herrera Beltrán y Rosa Borunda de Beltrán qué son los niños índigo? Por un lado, los textos dan la impresión de que los Herrera confunden "índigo" con "superdotado". En los textos los niños índigos sólo son más inteligentes y con más talento potencial que los niños normales. Por ningún lado se mencionan las características inverosímiles: no hay poderes curativos ni psíquicos, ni se menciona ninguna "sensibilidad especial". Por el otro, en sus declaraciones sobre el delfinario del Acuario de Veracruz la conexión entre niños índigos y delfines es poco clara, y sólo tiene sentido si hay alguna conexión psicológica entre los niños índigo y los delfines. (He leído parapsicología con delfines. Es bastante aburrida: agarren las revelaciones de paz y amor de los extraterrestres o los ángeles y atribúyanlas a los delfines.)

Hay muchas cosas por aclarar. Para empezar alguien además de Norberto Luna debería informarle al gobernador Herrera, a su esposa, a su gabinete y a los medios veracruzanos la verdad sobre los niños índigos (no existen, fin de la historia). Si realmente confunden a los niños índigos con los superdotados, entonces que identifiquen a su programa como atención a niños superdotados. Creo que es lo mejor para evitar que los charlatanes se cuelen al sistema de asistencia social estatal, cosa que los veracruzanos le agradecerían bastante.

Referencias

Gobierno de Veracruz

Medios de comunicación

Apéndice: los niños índigo

Además del artículo de Norberto Luna en Cevejara, puede consultar las siguientes fuentes sobre los niños índigo:

12 comentarios:

Kix dijo...

Bueno, eso del TDAH es cierto, mira que me consta... Ahora, eso de que existen auras y no solo eso, sino ¡azules! me parece una patraña.

Roland dijo...

Ah, justo acabo de escribir algo al respecto . . . la verdad tu análisis está más completo, creo yo me dejé llevar un poco por la indignación de enterarme del asunto.

Por otro lado, ¿conexión entre delfines y super-inteligencia? Creo que alguien que no distingue entre ficción y realidad estuvo leyendo al gran Douglas Adams . . jeje.

Saludos.

Haplo dijo...

¡Excelente! Ya tenemos nuestro propio Texas. Solo que con delfines. Por tanto mejor.

WTF?

LabJournal dijo...

Los delfines son como los perros, igual de abusados e igual de ojetes. No hay ninguna superinteligencia escondida ni nada por el estilo. Lo que pasa es que tienen la cara como si sonrieran y eso hace que la gente piense que son felices, superdotados y espirituales

Ribozyme dijo...

¿Niños "índigo"?...¡Niños méndigos!

¿Qué se puede esperar de los políticos? Si unos rezan en edificios gubernamentales, que otros no vayan a tener otro tipo de suspersticiones...

Me parece bien que se haga énfasis en educación para niños con necesidades especiales y alto potencial (y también los que tengan bajo potencial, ¿por qué no?), pero que los planes y gastos se hagan en base a información confiable, médica/científica, no en base a magufadas. Por ejemplo, yo que soy Asperger y que siempre he tenido problemas de atención, y de niño de hiperactividad, (era buen estudiante, pero mis profesores o me adoraban o me odiaban, por inquieto), me hubiera encantado tener acceso a opciones como esas, en lugar de ser sistemáticamente tachado como raro, antisocial y problemático. Claro que cuando era niño todavía no se incluía el síndrome de Asperger en el manual de diagnóstico de la Asociación Psiquiátrica de los USA.

El Tío César dijo...

Por suerte, a mi hermano no le cayeron con eso de los niños indigo, ya que su chamaco (mi sobrino más chico, of course) es hiperactivo, más bien, de déficit de atención, pero con un tratamiento nutricional, leche de horchata (bueno de arroz), paciencia y abstenerse de consultar a magufos (aunque fueron con una "terapia de flores" que afortunamente rechazaron al ver el costo), el escuincle ya está compuesto... bueno, menos desatento que a como estaba antes...

Acá en Sonora hay un delfinario, por si les interesa... sin magufos, por cierto...

Pereque dijo...

Haplo: ¿No había un SeaWorld con delfines en San Antonio?

Edgardo: Y seguro también porque son grises y tienen la piel lisita, como los etés.

Ribozyme: Está bueno eso de "niños méndigos", pero creo yo que más méndigos son los que lucran con la angustia de los padres.

A todos: ¡Saludos!

Ribozyme dijo...

Discrepo un poco con el Tío César, o al menos con la parte de su comentario que da la apariencia de que todo es cosa de "echarle ganas" (es una interpretación mía, no estoy seguro de que eso quiso decir). El Ritalín es muy efectivo para controlar los problemas de atención, y aun ahora de adulto me es muy beneficioso (desafortunadamente la gran mayoría de los médicos no lo quieren recetar a adultos porque también se usa como substancia recreativa). Por desgracia, mis padres no quisieron dármelo cuando yo era niño. Yo creo que es una postura de negación, una especie de tabú, ya que el aceptar dar medicamentos implica aceptar que existe un desorden físico real, mientras que el pensar que "es una cosa de carácter y/o educación" (o este rollo de los ...índigos) les parece una opción más aceptable (aunque no sea realista y no sirva para maldita sea la cosa). Algo semejante sucede con la depresión clínica y el uso de antidepresivos, donde la mayoría de la gente, incluso los que tienen que enfrentarse a sus estragos, prefieren pensar que "es cosa de echarle ganas", manifestar que no quieren "tomar drogas" y que prefieren soluciones "naturales" (whatever that means...).

El Editor dijo...

Casos como este debe hacernos pensar y organizarnos mejor para actuar frente a la irracionalidad en los gobiernos.
En Mar del Plata hemos realizado acciones en varias oportunidades para frenar este tipo de actitudes. Nos ha ido bien, en general pero no siempre, pero hay que tener presencia entre los legisladores y en la prensa.

CARLOS Q.

El Tío César dijo...

No problem mi estimado ribozime, creo que debí haber agregado al comentario que no quisieron recurrir a medicamentos para mi sobrino, y por lo visto, el caso no requirió de otro tipo de tratamientos (resulta que carece de cierta flora intestinal que provoca su situación, ya que no se digería ciertas sustancias, algo que no entendí muy bien y agradezco que alguien me lo explique).
No quise manejarlo como un típico caso de "echarle ganas", sino un caso particular que tuvo sus peculiaridades. Lo bueno es que no cayó en eso de los méndigos niños indigos...

haplo dijo...

Bah, yo estoy convencido que todo esto de los déficits de atención y tal, son simplemente una manera de decir: Los padres son unos huevones irresponsables que por no educar bien a sus engendros los dejan que hagan lo que les de la gana.

JRPB dijo...

Me topé con un cartel de esto tirado por ahí. Estos Herreras legitimizan cuanta babosada new-age-clase-mediera les ofrezcan. Hace un par de años trajeron a la "gran maestra" Pin Ching Kuan (no me acuerdo del nombre). Parloteando acerca de la crisis ecológica y el crimen que representa comer carne... Una de las universidad privadas locales a cada rato presenta charlatanes en el teatro del estado. Te paso el tip si me entero de algo nuevo. Saludos