Contacto

Sugerencias, comentarios, preguntas, mentadas... las cadenas son especialmente bienvenidas.
Contacto

Me lo dijo un pajarito

junio 06, 2009

De paseo en la Feria Municipal del Libro

La tarde del miércoles me lancé al centro de Guadalajara a la Feria Municipal del Libro. Normalmente dura todo el mes de mayo, pero se atravesó la alerta sanitaria por la influenza porcina / A H1N1 y se decidió moverla para junio y reducirla dos semanas.

Stands de libros en el Palacio Municipal de Guadalajara, Jalisco.

La Feria Municipal del Libro es la típica feria del libro de ciudad chica: en un espacio público como una plaza o un parque (en este caso, los portales del Palacio Municipal de Guadalajara y el andador Pedro Loza), se ponen stands de librerías, distribuidores, editoriales o universidades locales para que vendan su mercancía al público general. También se organizan presentaciones de libros, conciertos y otros espectáculos, de los cuales no se comentará más.

Como toda feria chica, la Feria Municipal es una feria a escala humana. Uno puede dar una, dos, tres vueltas al lugar para ver todo detenidamente y decidir qué va a comprar. No es que haya una gran variedad: los best-sellers de moda, religión, clásicos de la literatura universal, brujería, libros infantiles, New Age, manualidades, dietas, prontuarios fiscales, textos profesionales. Un stand llamativo es uno que vende juguetes tradicionales y que tiene un pequeño anexo donde los niños pueden pintar los juguetes que compren.

Libros magufos y religiosos.No estoy seguro, pero ahí debe haber al menos tres libros mutuamente incompatibles.

Libros religiosos.Próximamente: "No tengas miedo de salir del clóset" y "No tengas miedo de la apostasía"

La monótona oferta se explica porque la Feria Municipal es una feria de librerías al menudeo, no de editoriales como la Feria Internacional del Libro, así que lo que presentan es lo que (¿más?) venden en sus locales físicos. En ese sentido, la única ventaja de la Feria Municipal es que concentra en un solo lugar a varias librerías locales. (Sin embargo, la mayoría de las librerías de Guadalajara y la tercera parte de los expositores de la Feria están en la zona centro así que esta ventaja desaparece. De hecho, dos expositores tienen sus locales a menos de una cuadra de Palacio Municipal.)

La parte más interesante de la feria es la hilera de carpas que pusieron sobre el andador Pedro Loza, al lado del Palacio. Esas carpas son "la zona de instituciones", que incluye órganos del gobierno, el Fondo de Cultura Económica, editoriales independientes y universidades. Lo mejor son las mesas de rebajas en los stands del ITESO y la Universidad de Guadalajara (por cierto, las únicas universidades locales que hacen investigación de verdad), con precios que van desde los cinco pesos. Como de costumbre, la oferta dominante si no única es la de ciencias sociales y humanidades.

Sección de instituciones y universidades.

Friquismos / nerdismos

Quiero:

Microbios de peluche en El Sótano.

En el puesto de El Sótano, atrás de Palacio por la calle Independencia, usted puede adquirir un adorable microbio de peluche. Está surtidito: tienen el VIH (puede usarlo para irritar a un disidente), un virus de influenza, el del ébola, el de la hepatitis, el de las vacas locas, el hongo del pie de atleta, la bacteria de la tifoidea, la de la peste negra... Yo me imagino que deben tenerlos en su sucursal de Chapalita, para los que vivan por ahí y no quieran ir hasta el Centro, o para aquellos que viven en ciudades con Sótanos.

Pero ustedes estarán pensando: "Oye tú, si fuiste, ¿por qué no te compraste uno?" Ah, porque preferí gastarme el dinero en libros de historia local y sociología que algún día servirán de algo, y, más importante, en este:

Winnie ille Pu semper ludet.

Un libro de Winnie Pooh. O mejor dicho, de "Winnie ille Pu", porque está en latín. A 72 pesos, deben quedar dos o tres en el stand de Amate Editorial, en la esquina de Alcalde e Independencia. Si se apura puede conseguir uno. No es que la gente se esté matando por tenerlos...

En resumen

Tiene hasta el 14 de junio para ir a ver las cosas interesantes que hay en las carpas de instituciones y ver algún librito curioso en la zona comercial. Tome un programa y consérvelo como un pequeño directorio de librerías. Y ya.

11 comentarios:

controlzape dijo...

Yo iré corriendo al Sotano por un microbio. Las bacterias rulean y eso no nada más es frase de entusiasmo. Es cierto.

Código verificador choch: Ok blogger, ya sé que estoy ruco.

Saludotes.

Pimpollo dijo...

Yo quiero un virus o bacteria, aqui en la feria del libro nomás tenían libros de la profecía maya y de jugos naturales =/

Siesp... dijo...

La "alarma intelectual" se produce cuando uno observa la cantidad de "libros" que hablan sobre memeces que no sirven para nada y lo poco considerados que están los libros en los que se describe una historia del mundo o el pensamiento de alguien con cerebro.

Y si hay tantos libros de esoterismo y diversas mancias, será porque el 80 por 100 de la población es... (que cada cual ponga su calificativo)

Me encantan las ferias del libro, pero...

alecloz dijo...

winnie el pu??? eso siempre se presta para chistes jeje

Ada Pantoja dijo...

Me gustaría uno de esos libros del oso para leerle en latín a mi vástago, me abocaré a buscarlo.

Saludos!

Lord Eggs dijo...

Shame on me. He ido dos veces a la feria y no vi el de Winnie. Mañana veré si todavía quedan.

Kyuuketsuki dijo...

Yo tengo mucho tiempo que quiero ir a Guadalajara a la feria internacional del libro y no he podido, snif. La que presentaste me recordó a la del pueblo donde crecí; aunque por otra parte, ahi encontre una edición perdida de La Receta del Tiranosaurio, de Asimov; por lo que a fin de cuentas no resultó mala.

Winnie latín es la onda.

Ribozyme dijo...

Aquí en Zacs la feria del libro es de las editoriales pero es pequeña, aunque hay de todo. La última vez me encontré una recopilación de ensayos de Dennett (ni siquiera sabía que se conseguían traducciones al español de sus escritos). Lo que sí me purga es lo caro que venden los libros. Uno supondría que al estar haciendo promoción los pondrían más accesibles.

¿Sabías que Christopher Robin Milne se sentía explotado por su padre al usarlo como personaje y que casi toda su vida sintió aversión por todo lo relacionado con Winnie-the-Pooh? (el nombre original del oso; los guiones fueron eliminados en las adaptaciones de Disney). También fue abiertamente ateo (o sea que no quedó tan dañado).

Kix dijo...

Jejeje.... Están increíbles los monitos esos!!! Tienen mucha más onda que los best sellers de ángeles y karma y demás...!!!

¿Y ese de Winnie The Pooh de qué trata?

Pereque dijo...

Como que el Liber Ursi Pui está despertando interés.

Siesp: Uno de los chistes de ir a esos eventos es precisamente ver el estado actual de la magufería, y tal vez comprar libros baratos de eso. Investigación, ya sabe.

Kyuuk: Pues cuando venga eche los tenis más cómodos y prepárese para ir varios días porque la FIL es inabarcable.

Ribozyme: Algo había visto de eso. Me lo imagino: ser mundialmente conocido como "el amigo del Oso" no debe ser muy grato.

Kix: Es la traducción al latín de The House at Pooh Corner, el segundo libro de cuentos de A. A. Milne sobre el Oso y que es donde el Tigger aparece por primera vez.

¡Saludos!

Ribozyme dijo...

Viendo la enorme revoltura de temas magufos (por no hablar de la incompatibilidad esencial entre lo que predican... Me pregunto qué tan cínicos serán los "editores" de dichas editoriales), la única manera de ponerlos a todos juntos es bajo el tema de "Credulidad". Sería divertido que en las librerías y bibliotecas (y ferias) tuvieran estantes identificados con ese letrero.