Contacto

Sugerencias, comentarios, preguntas, mentadas... las cadenas son especialmente bienvenidas.
Contacto

Me lo dijo un pajarito

marzo 06, 2006

Especial bíblico de Cuaresma

El término "Cuaresma" viene del latín quadragesima, en alusión a los 40 días que dura y que evocan los 40 días que Jesús de Nazaret pasó ayunando en el desierto de acuerdo con los Evangelios. Hay otros periodos de 40 días en la Biblia: los 40 días del Diluvio (Génesis 7:12), los 40 días de Moisés en el Sinaí (Éxodo 34:28), los periodos de purificación para las mujeres que dan a luz (Levítico 12:1-7), los 40 días que Elías pasó huyendo del rey Ajab hasta el monte Horeb (1 Reyes 19:8), etc. Esta cuenta tiene truco: son 40 días... pero sin contar los domingos. La Iglesia sigue el razonamiento de que si los domingos son días de celebración para los cristianos, no pueden entrar dentro de los 40 días de ayuno y penitencia que se supone son la Cuaresma.

Digo "se supone" porque a pesar de que todos los teólogos y obispos católicos dicen que la Cuaresma es tiempo de sacrificios, penitencias, obras de caridad, oración, meditación y preparación para la conmemoración de la muerte y resurrección de Jesús de Nazaret, en este rincón del mundo el ayuno y la penitencia cuaresmales suelen limitarse a no desayunar nada en Miércoles de Ceniza y en Viernes Santo, y no comer carne roja esos días y todos los viernes de Cuaresma. Como si atascarse con chiles rellenos, atún y capirotada fuera más difícil y sacrificado que hacerlo con carne de res o de puerco.

Por este motivo, presentamos... (redoble de tambores)

¡El Especial bíblico de Cuaresma!

(uh, qué exageración)

Es un hecho que los católicos, en promedio, son la comunidad cristiana con el conocimiento más deficiente de la Biblia. Por eso presento algunas citas bíblicas que ponen en su lugar a la vigilia. Se supone que Jesús abolió los ritos mecánicos carentes de significado en favor de una relación más directa y espiritual entre el creyente, su prójimo y su dios. No pretendo desacreditar la Cuaresma como un todo ni cuestionar las prácticas sinceras y voluntarias de penitencia y caridad que muchos católicos seguramente llevan a cabo en estas fechas. Mi duda es por qué existe una restricción sólo de carne roja y ciertas bebidas pesadas y no de lo demás, y sobre todo por qué debe respetarse ese tabú cuando el Mesías fue bastante claro respecto a la importancia de esa clase de reglas.

Saco las citas de la Biblia Latinoamericana, que podrá no ser la mejor, pero es una traducción muy popular y accesible entre los católicos. Puede consultar los versículos citados en su Biblia, o buscarlos en una Biblia en línea y comparar. Me tomé la libertad de abreviar algunos versículos.

Por lo comentado arriba, el Nuevo Testamento es especialmente prolijo en cuestionamientos a los ayunos y abstinencias alimenticias rituales y tiene los pasajes más interesantes respecto a la vigilia, pero el Antiguo Testamento también tiene lo suyo, como podemos ver en Isaías 58.5-7, que aunque no habla de la vigilia vale la pena examinar:

¿Cómo debe ser el ayuno que me gusta, o el día en que el hombre se humilla? ¿Acaso se trata nada más que de doblar la cabeza como un junco o de acostarse sobre sacos de ceniza? ¿A eso llamas ayuno y día agradable a Yavé?

¿No saben cuál es el ayuno que me agrada? Romper las cadenas injustas, desatar las amarras del yugo, dejar libres a los oprimidos y romper toda clase de yugo.

Compartirás tu pan con el hambriento, los pobres sin techo entrarán a tu casa, vestirás al que veas desnudo y no volverás la espalda a tu hermano.

En el Nuevo Testamento, tenemos la carta de Pablo a los Colosenses, 2:16-23:

Por tanto, que nadie los venga a criticar por lo que comen o beben, por no respetar fiestas, lunas nuevas o el día sábado. Tales cosas no eran más que sombras, mientras que lo real es la persona de Cristo. [...]Si ustedes han muerto con Cristo y así se han liberado de los reglamentos del mundo, ¿por qué se dejan adoctrinar ahora como si todavía fueran del mundo? "No tomes esto, no gustes eso, no toques aquello." Siempre se trata de cosas que se usan, se desgastan y desaparecen, lo que es propio de mandatos y doctrinas de hombres. Todo eso quiere ser sabiduría, religión, humildad y desprecio del cuerpo, pero no sirve de nada cuando la carne se rebela.

Otra cita se encuentra en la carta a los Romanos. Lo interesante de este pasaje es que es un tanto ambiguo, así que el texto que sigue lo mismo puede usarse a favor que en contra de la vigilia:

Sean comprensivos con el que no tiene segura su fe y dejen las discusiones que terminan en división. Hay quien cree que puede comer de todo, mientras que otros, menos seguros, comen sólo verduras. El que come de todo no debe despreciar al que se abstiene; y el que no come de todo, que no critique al que come, pues Dios lo ha tomado tal como es. [...]

Dejemos, pues, de juzgarnos los unos a los otros. Examinémonos, más bien, no sea que pongamos delante de nuestro hermano algo que lo haga tropezar. Yo sé, y estoy seguro de ello en el Señor Jesús, que ninguna cosa es impura de por sí, pero sí lo es para quien la considera impura. Entonces, si tú ofendes a tu hermano con lo que comes, ya no vives según el amor. No vayas a destruir con tu dieta a aquel por quien murió Cristo.

No den motivo de escándalo, aun cuando tengan la razón. Piensen que el Reino de Dios no es cuestión de comida o bebida, sino de justicia, de paz y alegría en el Espíritu Santo. Quien de esta forma sirve a Cristo, agrada a Dios y también es apreciado por los hombres. Busquemos, pues, lo que contribuye a la paz y nos hace crecer juntos.

No destruyas la obra de Dios por cuestión de alimentos; si bien todos son puros, es malo comerlos cuando la conciencia te reprocha. Mejor abstenerse de carne, vino o de cualquier otra cosa, si eso puede ser causa de tropiezo para tu hermano.

Este pasaje puede dar lugar a un debate bastante interesante. Hay otros pasajes que por sí mismos parecen criticar las prohibiciones alimenticias rituales, pero que dentro de su contexto tienen otras interpretaciones, como el caso de la primera carta a los Corintios, en todo el capítulo 8 y en 9:23-33, que tratan un tema más o menos parecido al pasaje de arriba en Romanos.

Y para cerrar con broche de oro, las palabras del mismísimo Hijo de Dios, tal y como aparecen en Mateo 15:10-20. Habla específicamente del ritual judío de lavarse las manos antes de comer. Es cierto que si uno come con las manos sucias se puede enfermar, pero ése no es el punto, así que no nos hagamos los chistosos.

Luego Jesús mandó acercarse a la gente y les dijo: "Escuchen y entiendan: lo que entra por la boca no hace impura a la persona, pero sí mancha a la persona lo que sale de su boca". [...]

Entonces Pedro le pidió: "Explícanos esta sentencia". Jesús le respondió: "¿También ustedes están todavía cerrados? ¿No comprenden que todo lo que entra por la boca va al estómago y termina en el basural? En cambio lo que sale de la boca procede del corazón, y eso es lo que hace impura a la persona.

"Del corazón proceden los malos deseos, asesinatos, adulterios, inmoralidad sexual, robos, mentiras, chismes. Estas son las cosas que hacen impuro al hombre, pero el comer sin lavarse las manos no hace impuro al hombre."

Este dicho de Jesús también aparece en el Evangelio de Marcos (7:14-23) donde el evangelista agrega en el versículo 20: "Así Jesús declaraba que todos los alimentos son puros".

Hermanos, esta es la Palabra del Señor.

1 comentario:

Petkill dijo...

Buen blog, te estaré leyendo.
¿Has pensado en comentar las porquerias de programas que están apareciendo en Guadalajara en los ultimos años? Digo, por que hace un par de semanas un tarado en el radio decia que la numerología era una "scienzia" por que tenia numeritos y los números son por si solos ciencia.