Contacto

Sugerencias, comentarios, preguntas, mentadas... las cadenas son especialmente bienvenidas.
Contacto

Me lo dijo un pajarito

octubre 30, 2006

Ferias anuméricas

¿Qué tienen en común el segundo evento editorial más grande del mundo con una exposición New Age de fin de semana? Que ambos cometen el mismo error aritmético en su publicidad.

Logo de la 20a. Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

Observe el logotipo de esta edición de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, la feria editorial más grande del mundo hispánico y la segunda más grande del mundo después de la Feria del Libro de Fráncfort. Destaca el "20" de 2006 en negritas, para indicar que es la vigésima edición... ¿o que se cumplen 20 años de la Feria? A juzgar por el "años" entre el 20 y el 06, es lo segundo. En su comunicación oficial, el comité organizador de la FIL hace hincapié en que este año se cumplen 20 años de Ferias del Libro. Sin embargo, en el sitio de la FIL nos enteramos que la primera Feria fue en 1987... hace 19 años.

Ahora mire quien cayó exactamente en el mismo error: los organizadores de la Expo YES (Yoga, Ecología y Salud), uno de los principales escaparates de la magufería tapatía, donde se dan cita casi todas las escuelas de yoga de Guadalajara, así como un buen número de negocios naturistas, ecologistas, practicantes de medicinas alternativas, movimientos de crecimiento personal y hasta Hare Krishnas. La publicidad de la Expo YES deja bien en claro que están en su décimo aniversario, no en su décima edición. Sin embargo, haciendo suficiente investigación, descubrimos que la primera Expo YES fue en 1997. Alguien debió darse cuenta de que los números están mal: un niño que nació en 1997 cumple nueve años en 2006, no diez. Cuando menos la FIL oculta el incómodo hecho de que tuvo su primera edición en 1987.

Screenshot de la página de la Expo YES.

Las ediciones de la FIL y la Expo YES se cuentan a partir de la número 1 en 1987 o en 1997, por lo que en la edición 20 se cumplen 19 años de Ferias Internacionales del Libro y en la edición 10 se cumplen 9 años de Expos Yoga, Ecología y Salud. Será hasta el año próximo, en la edición 21, cuando la FIL cumpla 20 años, y en la edición 11, cuando la Expo YES cumpla 10 años.

Si de pura casualidad alguno de mis dos lectores de Guadalajara conoce a alguna de las mentes brillantes que diseñaron esos logotipos y esa publicidad, dígale que digo yo que es un burro o una burra y que se dé una vuelta por el stand de Gedisa en la FIL. Suelen estar en el frente. Tienen una extensa línea de libros de acertijos matemáticos muy didácticos.

Esta clase de dislates la espero de la Expo YES, que después de todo está animada por la convicción de que lo racional no lo es todo. Pero no de la FIL, concebida, organizada y patrocinada por la Universidad de Guadalajara, la máxima casa de estudios de Jalisco y el Occidente de México, cuya misión fundamental es trabajar por la educación y el progreso del conocimiento en TODAS sus ramas, matemáticas incluidas.

Ya que me indigné, voy a intentar entender qué fue lo que pasó.

Pienso que esto tiene que ver con la forma como contamos el tiempo. El tiempo es una magnitud continua, esto es, que puede variar infinitesimalmente. Por lo mismo que varía infinitesimalmente, se mide con unidades arbitrarias que no siempre arrojan un valor entero. (De hecho nunca, si tomamos en cuenta los márgenes de error de nuestra medición.) Sin embargo, en la vida cotidiana, contamos el tiempo como si fuera una magnitud discreta, esto es, una formada de elementos individuales claramente distinguibles unos de otros y que siempre pueden ser contados como números enteros:

  • Por un lado, nuestra edad la contamos como tiempo transcurrido, pero como tiempo entero. Un ejemplo para explicarme mejor: si usted le pregunta la edad a alguien (que no mienta sobre su edad) un día antes de su cumpleaños, le dirá que tiene n años, o que mañana cumple (n + 1) años, respuesta que implica que el día de la pregunta tiene una cantidad de años distinta a (n + 1).
  • Por otro lado, contamos los días y los años como tiempo actual. La expresión "30 de octubre" indica que estamos en el día número 30 del mes de octubre. Cuando decimos que estamos en el año 2006, decimos que estamos en el bimilésimo sexto (o "dosmilseisavo") año a partir del momento cero de nuestro calendario: la medianoche del 1º de enero del año 1. Esto es porque el día, hasta cierto punto el mes, y el año pueden contarse como elementos más o menos discretos.

Déjeme ponerlo de otra forma: el tiempo lo medimos como el total de inicios de año desde el punto cero (el año 2006 es el año en el que ocurrió el bimilésimo sexto Año Nuevo), y nuestra edad la medimos como el total de cumpleaños desde nuestro nacimiento (uno tiene n años, o sea que ha cumplido años n veces).

Ahora bien, las ediciones de la Feria del Libro, o de la Expo YES, se modelan como magnitudes discretas. Uno podrá no saber cuándo empieza y termina exactamente una FIL o una Expo YES, pero al existir un intervalo tan grande entre el fin de una edición y el principio de la otra, no es posible confundirlas y todas las ediciones de ambos eventos (y de cualquier evento) son únicas y distinguibles unas de otras.

Creo que ya queda más o menos claro que, al no estar conscientes de los diferentes modelos que usamos para medir el tiempo y contar eventos que ocurren en un marco temporal, estamos listos para hacernos bolas entre años, cumpleaños, ediciones, aniversarios y tiempo transcurrido. Si usted tiene alguna otra explicación, siéntase libre de compartirla en los comentarios.

16 comentarios:

Antonio dijo...

Pereque: creo que tu explicación es correcta. Confunden "Décima edición" con "Décimo aniversario".

Me recuerda un poco la discusión (bizantina, desde mi punto de vista) acerca de si el primero de enero del año 2000 empezaba el siglo 21 y el tercer milenio. Es obvio que no y la situación es similar, sin embargo, sicológicamente, empezar a numerar los años con un 2 en lugar de con un 1 es más fuerte que contar los años transcurridos desde...desde...Ejem, ese es el punto por el que considero que la discusión es bizantina: el origen de la referencia era un punto arbitrario. El A.D. de nuestro calendario son las siglas latinas de "año del señor", al que también se le llama "era cristiana". Pero la civilización occidental no empezó a ser cristiana el primero de enero del año 1, sino mas de 300 años después.

Aclaro: tu post me recordó esa discusión. No digo que el punto que señalas no tenga importancia. El caso de la expo YES es más grave ya que para salir de dudas son suficientes los dedos de una mano

Un Abrazo

dull dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
dull dijo...

Hola Pereque
En mi opinion no creo que los brillantes que diseñaron el logo sean unos tontos, generalmente el diseñador vacia en un logo la información que el cliente le pasa, en todo caso son los organizadores de la feria los culpables. El diseño es bueno, sin ser novedoso, es bueno y efectivo, cumple.

Tal vez los organizadores no se aguantaron las ganas de celebrar los 20 años, o tal vez suceda como con los autos nuevos de agencia (ya se estan vendiendo los modelos 2007, por ejemplo)no se que les haya pasado por la cabeza a los organizadores, tal vez sean cuestiones de mercadotecnia.

Sobre la otra expo...sin comentarios.

No te alteres Pereque por culpa de esta gente,mejor ten un feliz inicio de semana.
Saludos

Pereque dijo...

Me acabo de dar cuenta de que con fuente Georgia, el cero y la o minúscula no se distinguen.

Antonio: Eso mismo pensé, hasta quería poner de ejemplo el mitote del inicio del milenio, pero mejor lo borré, luego hace más ruido.

Humberto: Pero el diseñador debió darse cuenta. Aunque si los diseñadores de las expos andan aunque sea ligeramente peor que la diseñadora de mi oficina, no han de tener voz ni voto.

¿Dejar de alterarme? ¿Y luego cómo me divierto? :D

Saludos, P.

mathcons dijo...

los errores en el conteo ocurren con más frecuencia de lo que pensamos, y estamos poco dispuestos a admitirlos. Errores de conteo son los que llevan a Benveniste a decir que su investigación confirma la homeopatía, errores en el conteo de votos de elecciones, errores al contar el cambio del mandado. Es un poco embarazoso equivocarse en una actividad tan elemental y sencilla, por eso indigna tanto que cuestionen nuestra eficacia al contar.

un abrazo,
fernando velázquez

JASO dijo...

Como dice Lola Cárdenas en su blog.

Solo hay tres tipos de personas: Los que saben contar y los que no.

Saludos Pereque.

Mytho dijo...

Estoy convencido que en este caso, pasaron dos cosas:
El diseñador, o quien proporcionó la información par ael diseñador, contó como 1 desde 1987, de ahí que ya para el 2006 se cumplen 20 ediciones. eso ya está más que claro en el post, pero aquí entra también otro detalle, del que ya habreis reparado, que entre el 20 de las ediciones y el 02 del año, se puede leer 2006, que es el año por supuesto, en que se lleva a cabo esta celebración, y ya sea el creativo, o el cleinte se vio seducido por esta feliz concatenación de "datos". Realmente no estoy descubriendo el hilo negro.

Pero, definitivamente es tarea del diseñador corregir este tipo de errores. Lo sé de primera mano, pues parte importante de mi quehacer profesional es el diseño gráfico. Y en no pocas ocasiones he tenido que corregir muchos errores de redacción del material que me entregan para su armado. De hecho, he tenido que corregir hasta texto médico!

Excelente entrada estimado Pereque. Pronto nos estaremos viendo por Jalisco, a echarnos unas birras :)

Trisha dijo...

Buen observador, creo que tienes mucho interes en estos lgos no? Yo notaria los errores cuando representan algo que me interesa mucho o cuando considero que quien los hizo no es muy capaz.

Pereque dijo...

Fernando y Jaso: Gracias por los comentarios.

Mytho: ¿Textos médicos? ¡Madre! Me huele a entrada interesante.

Trisha: Algo así. La Expo YES me vale. La FIL no: para mí la visita anual a la FIL es casi un ritual religioso. De la capacidad del diseñador, pues soy ingeniero así que estoy negado para la estética, pero el de la FIL me parece elegantón.

Saludos, P.

Gabriela Monroy Calva dijo...

Con estos errores parecen circos numéricos...
Un abrazo y el brazo mejor...,aunque yo desesperada
Gab

Eleonaí dijo...

Quiúbole:

Sólo he ido una vez a la FIL de Guadalajara, en 2004, o sea la edición número 18.

La medición del tiempo, como otras, es una convención. Por ello no porto reloj.

Pienso, rara vez lo hago, que el diseñador del logo expresa que tal feria se estará haciendo éste por 20 años, el primero de ellos 1987 y el vigesimo 2006. Por cierto el logo me parece atractivo.

magdalene dijo...

Vagaba yo por mi casa en camisón a las 7:30 am, medio modorra, con hambre y cólicos cuando decidí sentarme a comer semillas de girasol (compro de las que tienen cáscara para entretenerme más quitándosela) y a pensar... entonces vino a mí la solución a este misterio del tiempo.

En realidad la FIL no comienza la última semana de noviembre. Estrictamente hablando, comienza el día en que se decide quién será el invitado a la próxima edición, porque a partir de ese momento se hacen los contactos, las invitaciones y demás. No estoy muy segura cuándo es ese día, pero es antes de la clausura.

En el caso de la primerísima edición, con mucha mayor razón, la FIL comenzó un año antes. Es decir, en 1985. Porque no podemos pensar que la FIL son solo esos 9 días... al menos yo no lo pienso así después de trabajar ahí como esclava durante 6 años consecutivos.

Es toda una odisea. Las invitaciones a los profesionales llegan alrededor de marzo. Lo que significa que la gente de FIL ha estado trabajando, para la edición de noviembre, desde diciembre del año anterior. Todo un año.

Un momento... esa no es la solución...

Serían 21 años...

bah, hace rato parecía todo tan claro...

esperen...

...

...

ah, me rindo

Bueno, funciona si pienso "Este año será la 20ava vez que voy a la FIL" o "es el 20avo año consecutivo que voy a la FIL... Oh, la FIL cumple 20 años!, soy más vieja que ella!... maldita, ella todavía no tiene estrías ni celulitis"

magdalene dijo...

JA!!

Sí!! era la respuesta... nomás que con la explicación ya me había quedado con la idea de que la primera FIL fue en 1986, pero no... fue en 1987... entonces sí, de 1986 que la gente empezó a planerla a 1987, día de la inauguración ya había pasado un año... entonces, para el día de la inauguración, la Feria ya había cumplido un año...

Es como cuando te preguntas cuándo es el día de tu cumpleaños ¿cuando fuiste concebido? ¿cuando saliste de la panza de la mamá? ¿cuando terminó de formarse el cerebro? ¿el corazón?

Mejor me voy a bañar

Pereque dijo...

Gab y Eleonaí: gracias por la visita.

Magdalene: lo que viene a demostrar que eso de los aniversarios es un desmadre. No sé usted, pero yo mi cumpleaños lo festejo en la fecha que mi acta de nacimiento dice que mi madre me dio a luz, porque es la fecha más incontrovertible para fijar un inicio: los hitos en el desarrollo embrionario son mucho más difíciles de fijar, si es que se puede.

Desde luego que la organización de una FIL tarda desde enero. Pero para el gran público, en el que estoy yo, es mucho más fácil situar el inicio de la FIL en su ceremonia inaugural. Antes de la inauguración, la FIL o cualquier evento puede cancelarse por cualquier motivo.

Saludos, P.

magdalene dijo...

Oh Pereque, no había visto tu respuesta ni tu comentario en mi blog. No sé por qué wordpress lo calificó como spam y no me había dado cuenta de que estaba "en la cola"...

Por cierto, yo también festejo mi cumpleaños el día que dice mi acta nacimiento. Y claro, sé que para ustedes simples mortales público asistente a la FIL... JA! no se crean eh!... decía... sí, tienes razón con eso de la inauguración pero... igual que un evento se puede cancelar antes de la inauguración, uno se puede morir antes de su cumpleaños ¿no?

ji ji ji

bueno ya.

saludos!!

Martha dijo...

No me habia fijado en eso pereque, que bueno que lo notas y que además te pusiste a investigar cuando fuela primer feria del libro en Guadalajara, es cierto lo que dices y lo que ratifica antonio, tiene que ver con nuestro modo de contar, pero yo si creo que tanto diseñador como cliente tienen la culpa, para mi que querían aprovechar el 2006 para hacer su juego númerico y se emocionaron tanto que olvidaron lo demás, pero en fin.
Creo que nadie lo ha notado, pero si me entero a quien se le ocurrió, se lo haré saber de tu parte.