Contacto

Sugerencias, comentarios, preguntas, mentadas... las cadenas son especialmente bienvenidas.
Contacto

Me lo dijo un pajarito

noviembre 09, 2007

Sueños proféticos

Consideremos las siguientes premisas:

  1. En México, la tasa de mortalidad durante los últimos diez años ha sido de aproximadamente un 0.48%, es decir, 48 de cada diez mil personas se mueren en un año.
  2. La distribución de las muertes es constante en el tiempo, lo que significa que en promedio la misma cantidad de gente se muere un 6 de abril que un 14 de noviembre.
  3. Toda persona mayor a cinco años es capaz de soñar, de recordar sus sueños y de asociarlos con cosas reales y tangibles.
  4. La gente sueña con la muerte de otros una vez al año.
  5. "Soñar con la muerte de otros" se define como soñar con cualquier cosa que el soñador pueda asociar con la muerte de otros, independientemente del contenido real del sueño.

Teniendo en cuenta estas premisas, vamos a determinar el número de personas que hayan soñado con la muerte de otros y que, en el lapso de una semana, efectivamente hayan muerto.

Bien, como la distribución de muertes es constante, podemos dividir el 0.48% anual entre el número de semanas por año (52.14) y obtenemos 0.009% de mortalidad semanal (de cien mil personas, 9 se van a morir en una semana dada). Como todos tenemos un solo sueño al año, ese mismo 0.009% es la probabilidad de que usted o yo soñemos con alguien que se vaya a morir esa semana. Sigue siendo muy poco, pero todos soñamos, y en una semana dada, 1/52 de nuestra población de soñadores (que es de 90.3 millones, según el conteo de 2005; dividido entre 52, da 1.7 millones) estará soñando, y cada uno de esos sueños tiene las mismas probabilidades de acertar. Sacando el 0.009%, tenemos que unas 150 personas tendrán "sueños proféticos" en cualquier semana dada. Al año, poco menos de 8 mil personas soñarán con la muerte de alguien y esa muerte ocurrirá dentro de una semana o menos.

Usted podrá decir "pero todos esos números son inventados". Y con justa razón. Cuando vimos los mil millones de taxis de Buenos Aires según César Aira, aprendimos que las suposiciones son tan buenas como los datos que las respaldan. En este caso, la tasa de mortalidad para México viene de datos del INEGI. La premisa 2 simplifica el modelo e indica que los números finales serán promedio. Como buscamos cantidades anuales, no creo que importe mucho. La premisa 3 reduce el resultado final, porque supongo que los niños menores de cinco años no pueden ni explicar sus sueños ni ligarlos a eventos reales. Tal vez lo hagan, en cuyo caso el número se eleva. Aquí la premisa más cuestionable es la 4. Habemos gente que contamos las veces que hemos soñado con la muerte de alguien con los dedos de una mano, mientras que habrá quien tenga varios sueños de ese tipo al año. No puedo apoyar en datos empíricos mi cantidad de un sueño profético al año, excepto que me parece un número lo bastante bajo como para hacer la demostración creíble.

Aquí es donde entra la premisa 5. Uno muy rara vez sueña que alguien se muere, y mucho más raros son los casos donde uno sueña exactamente cómo alguien se muere. Casi siempre los sueños proféticos son identificados como tales después del hecho, y en general uno se cuelga de casi cualquier cosa para justificar el sueño. ¿Soñé que Fulano se moría en un accidente carretero pero se murió ahogado? Soñé que se murió, eso es lo que cuenta. ¿Soñé que Fulano se iba de viaje? Ah, es que se iba de viaje al Cielo. ¿Soñé que Fulano estaba haciendo cualquier cosa? Ah, es que vino a despedirse de mí. ¿Soñé con calabazas dos días antes de la muerte de Fulano? Ah, es que mi diccionario de los sueños dice que soñar con calabazas es signo de muerte. Más claro ni el agua.

Tanta flexibilidad en la interpretación de los sueños es porque ésta se hace desde una concepción simbólica del mundo. Es decir, que existe una relación entre dos entidades o eventos del mundo tal que el primer evento es un signo (evoca, nombra, representa) del segundo. La relación no necesita ser unívoca: cualquier elemento común es suficiente para establecerla. Es así como funcionan los métodos de adivinación, a través de asociaciones más o menos arbitrarias entre sus resultados y sus consultas. Soñar con Fulano puede significar que a Fulano le puede pasar cualquier cosa, todo depende de las circunstancias: cambia de trabajo, se casa, se divorcia, se va de viaje, se muere.

Ya que establecimos que un sueño puede significar cualquier cosa, habrá muchos sueños que se queden sin significado, porque el soñador no pudo establecer un significado entre su sueño y su alrededor. Y como no pudo relacionarlo con nada, probablemente lo olvidará. Como todo sueño puede ser una profecía, la premisa 5 nos dice la imposibilidad práctica de saber la cantidad real de sueños proféticos. Otra cosa que la premisa 5 puede indicarnos es que la premisa 4 fue una estimación muy corta, ya que potencialmente todos los sueños son anuncios de la muerte de alguien.

Para cerrar, una probabilidad de 0.009% es poco menos de uno en diez mil. La probabilidad de ganar el Premio Mayor de la Lotería Nacional es de una en cincuenta mil, menos de la cuarta parte de soñar que alguien se muere y acertar, y sin embargo siempre hay alguien que se gana la Lotería...

11 comentarios:

Altamar dijo...

0.48% por 100 = 4.8 por cien personas, x 10, 48 por cada mil... o no ?
no es que sea "sangron", pero es una diferencia de un orden de magnitud.

saludos.

Haplo dijo...

Dejando de lado los números, que pueden ser de poco fiar, es una buena demostración de los sueños proféticos. De su falacia esto es.

Mi madre, casualmente, hace mucho caso de sus sueños y siempre, a posteriori por supuesto, dice haber soñado tal y cual cosa que después sucedió.

Un buen día me cansé y le propuse un método para demostrarle que esto era falso:

1. Escribir sus sueños lo más detalladamente posible al despertar.
2. Esperar a que suceda algo que haya sido "previsto" en su sueño".

Sobra decir que no me ha contado ningún sueño profético últimamente.

Anónimo dijo...

ese es el tipo de pendejadas tipicas de las madres, yo les llamo mamismos XD, y mi madre las dice todo el tiempo

Antonio dijo...

Yo, por el contrario, encuentro que la premisa 5 es la más exacta de todas, ya que se ajusta automáticamente a la flexibilidad del criterio de quien cuestione el método: si cree que sólo el sueño en donde Alberto muere alcanzado por rayo es profético porque Alberto murió alcanzado por un rayo, la probabilidad será tan baja como la afirmación de que el sueño fue profético; pero si cree que una mariposa posándose en una acacia es un sueño profético de que Alberto murió alcanzado por un rayo, la probabilidad de ocurrencia de sueños proféticos será tan alta como la credulidad del detractor.

Creo que una explicación como la de este post resulta de mucha utilidad.

Un Abrazo.

lanobil, dijo...

Muy interesante, haber si lo he entendido, ¿el que no juegue a la lotería nunca se morirá? Es broma. Un saludo y espero que puedas visitarme.

Djini Domina Venti dijo...

MALDICIÓN!! Demasiados datos para mis pobres changos,ahora estarán trabajando toda la tarde en esos cálculos.
El caso es que, lean Los dragones del edén, ahí Sagan explica sobre los sueños cosas bieeeeeeeen interesantes y no paparruchadas.

Pereque dijo...

Altamar: ¡Bienvenido! No se preocupe, puede ser todo lo pedante que quiera con los números. Pero creo que estoy bien:

48% = 48 de cada cien
4.8% = 4.8 de cada cien = 48 de cada mil
0.48% = 0.48 de cada cien = 4.8 de cada mil = 48 de cada diez mil

Aunque de hecho sus números me convienen porque así mis resultados suben un orden de magnitud. :)

Haplo: Ya pasé a saludarlo.

Antonio: Buen corolario.

Djini: Haplo también recomendó Los dragones del Edén en su blog (¡otra casualidad!... ¿o causalidad?), a ver si lo consigo en la FIL. Y ánimo con los changuitos, jeje.

Saludos a todos.

Antonio dijo...

Martín: Yo encontré "Los dragones..." en un Sanborn's, como a 50 pesos, aquí en Monterrey, y vi la misma edición en la FIL de Mty.

Un Abrazo.

Djini Domina Venti dijo...

¿¿50 varos?? Está bien ¿no? Y bueno, casualidad no es, seguro tiene una explicación muy lógica; y mis changos siguen dándole duro, pero a veces se cansan más de lo normal los pobrecitos.

TheJab dijo...

Gracias...

http://thejab-detodounpoco.blogspot.com/2007/08/sueos-mortales.html

Juan Carlos Bujanda Benitez dijo...

Lastima que tampoco se puedan cuantificar las veces que soñamos con la muerte de alguien y este alguien, tan solo por llevarnos la contraria no se muere.

Como tendría que interpretar este sueño?

O los sueños no son proféticos, o la virgencita intercedió por la vida de ese alguien.

Saludos