Contacto

Sugerencias, comentarios, preguntas, mentadas... las cadenas son especialmente bienvenidas.
Contacto

Me lo dijo un pajarito

noviembre 05, 2009

Cadena: antitranspirantes y cáncer de mama

Hace mucho tiempo, analicé una cadena de correo que decía que La Causa Verdadera Con Mayúsculas del cáncer de seno eran los sostenes apretados. Hace bastante rato recibí otra cadena que le echa la culpa a algo bastante diferente: los antitraspirantes.

Te envío esto, porque eres mujer. Si eres hombre seguro conoces alguna mujer para hacérselo llegar, o transmitirle el mensaje. Creo que ustedes también deben recibirlo.

PARA TOMAR EN CUENTA

POR QUE DA CANCER DE SENO?

Hace un tiempo, fui a un seminario acerca del Cáncer de Mama dictado por Terry Birk con el apoyo de Dan Sullivan. [1]

Durante el período de preguntas y respuestas, pregunté ¿porqué el área más común para desarrollar tumores Cancerígenos en el pecho, es cerca de la axila? [2]

Mi pregunta no pudo ser respondida entonces. Este correo me fue enviado recién, y me alegro que mi pregunta tuviera respuesta; le enseñé éste correo a una amiga que esta yendo a quimioterapia y me comentó que, también, se había enterado de esta información en un grupo de apoyo que está frecuentando.

Ahora quisiera compartir la información con ustedes: La principal causa del cáncer de seno es el uso de antitranspirantes.

Sí, LOS ANTITRANSPIRANTES.....!!!

La mayoría de los productos en el mercado son una combinación de antitranspirantes/desodorantes. Cuando vayan a casa, chequen las etiquetas. Desodorantes está bien, Antitranspirantes NO. La concentración de toxinas conlleva a la mutación de las células a CANCER.

He aquí la razón:

El cuerpo humano tiene solo algunas áreas por donde desalojar toxinas: detrás de las rodillas, detrás de las orejas, el área de la ingle y las axilas. [3]

Las toxinas se desalojan en forma de transpiración. Los antitranspirantes como su nombre claramente lo dice, evitan la transpiración; por lo tanto, inhibe al cuerpo de desalojar sus toxinas a través de las axilas. Estas toxinas no desaparecen mágicamente. Al contrario, el cuerpo las deposita en las glándulas linfáticas que se encuentran debajo de los brazos, en la medida que no se sudan hacia afuera.

La mayoría de los tumores cancerigenos del seno, ocurren en este cuadrante superior del área de la mama. Precisamente donde se encuentran las glándulas. A los hombres parece ocurrirles en menor proporción, pero no estamos exentos de desarrollar cáncer de mama por causa de los antitranspirantes. La diferencia está en que los antitranspirantes usados por los hombres se quedan mayormente en los vellos y no se aplica directamente sobre la piel. [4]

Las mujeres que se aplican antitranspirante enseguida, después de afeitarse incrementan el riesgo debido a pequeñas heridas en la piel que hacen que los químicos penetren más rápidamente en el cuerpo. [5]

FAVOR, pasen esta información a todas las personas.

El cáncer de mama se esta volviendo tremendamente común, y esta advertencia podría salvar algunas vidas. Si se sienten escépticos de esta información pueden hacer sus investigaciones, probablemente llegarán a la misma conclusión.

Incentiva a las mujeres que quieres a practicarse auto-exámenes regulares y a tomarse una mamografía al año.

La cadena que recibí todavía sigue, pero consiste en reiteraciones enfadosas de "ENVÍASELO A TODOS" y mensajes dizque motivadores que son puro relleno.

Seguí el consejo e hice mis investigaciones, pero llegué a la conclusión opuesta. El material que me hizo llegar a esa conclusión resultó muy abundante. Si no tiene tiempo o ganas de revisar toda mi evidencia, o no puede porque el Tuíter destruyó su mente, le ofrezco una liga directa hasta la conclusión. Los números entre corchetes en la cadena corresponden a los números de las siguientes secciones, y cada uno trata de un aspecto de la cadena.

1. Terry Birk y Dan Sullivan

¿Quiénes son esos señores, y por qué tendría que hacerles caso? Google revela que ambos nombres aparecen juntos únicamente en versiones de esta cadena. Si fueran oncólogos, bioquímicos o activistas con un mínimo de reconocimiento en un campo relacionado al cáncer de seno, habría evidencia independiente de su existencia, de la de su seminario y de las afirmaciones de ese seminario. Esto sugiere que "Terry Birk" y "Dan Sullivan" sólo son marionetas del verdadero autor, creadas para aumentar la credibilidad de la cadena.

2. ¿Hay más cáncer de seno cerca de la axila?

Sí. La explicación más aceptada es que el cuadrante superior exterior del seno, el cercano a la axila, es el que tiene más tejido mamario. El tejido mamario es más o menos igual en todas partes y todo tiene la misma probabilidad de desarrollar tumores, de modo que la parte que tiene más tejido obviamente tiene más riesgo de tumores. Por una razón parecida es que el cáncer de seno en varones es tan raro.

3. El sudor y las "toxinas"

¡OH MI DIOS! ¡El antitranspirante bloquea las TOXINAS! ¿Cuáles: mercurio, cadmio, plomo, cloro, arsénico, radón, monóxido de carbono, ozono, amoniaco, cianuro, etanol, asbesto, alquitrán, clembuterol, melamina, DDT, pseudoefedrina, botulina, aspartame, fenilalanina, glutamato de sodio, fructosa, burundanga, leche Betty, monóxido de dihidrógeno...? Como regla general, si alguien menciona "toxinas", pero no le dice cuáles, ese alguien se engaña y/o quiere engañarlo.

El tema del sudor como "desintoxicación" da para una entrada completa. A pesar de los anuncios de spas, saunas, temazcales y dianética, el papel del sudor en la expulsión de sustancias residuales del cuerpo (un significado de "desintoxicación" que creo que todos podemos aceptar) es casi nulo. El sudor es poco más que agua y sales. Sudamos sobre todo para regular la temperatura.

Otro error importante es el papel del sistema linfático: sí transporta algún material de desecho, pero ningún capilar o ganglio linfático está conectado a las glándulas sudoríparas. El verdadero trabajo de desintoxicación lo hacen el hígado y sobre todo los riñones, que echan todos los sobrantes por la orina, a pesar de los orinoterapistas.

En resumen, ninguna "toxina" sale por el sudor de forma importante. Si el sudor no sale por los poros de las axilas, sale por cualquier otro de los poros del cuerpo, así que no se acumula nada. Esto es evidencia adicional en contra de la cadena.

4. Antitranspirantes y cáncer en varones

El autor menciona una predicción obvia pero crucial de la hipótesis del antitranspirante. Cada vez hay más antitranspirantes masculinos y más varones que los usamos. Esto significa que cada vez más hombres estamos bloqueando las "toxinas" que "deberían" salir por nuestras axilas, y por lo tanto debería haber cada vez más casos de cáncer de seno en varones.

Pero no es así, la incidencia de cáncer de seno en hombres sigue siendo tan baja como siempre, y el autor lo sabe, así que intenta explicar la discrepancia diciendo que los hombres no acostumbramos depilarnos las axilas y que por lo tanto 1) el antitranspirante se queda en los vellos y 2) no hay cortadas por las que "los químicos penetren más rápidamente en el cuerpo".

Pero si 1) fuera cierto, el antitranspirante no serviría, y varios usuarios satisfechos podemos confirmar lo contrario; y 2) es una flagrante contradicción: ¿la causa del cáncer son las "toxinas" corporales que no pueden salir, las "toxinas" del antitranspirante que no deben entrar, o en qué quedamos? Los dos mecanismos son completamente diferentes, y las diferencias son muy importantes. El bloqueo de las "toxinas" es imposible porque el sistema linfático y las glándulas sudoríparas no funcionan como dice la cadena. En cambio, la entrada de "toxinas" del antitranspirante al cuerpo es lo bastante plausible como para estudiarla en serio, y se ha hecho, en buena parte como reacción a esta cadena. Los estudios de estas "toxinas" se discutirán un poco después.

5. Afeitado axilar

Lo más parecido a evidencia de que los cortes del rasurado axilar permiten la entrada de "toxinas" cancerígenas es un estudio realizado entre mujeres diagnosticadas con cáncer de seno que mostró que aquellas que comenzaron con el uso de antitranspirantes y el depilado axilar a más temprana edad desarrollaron cáncer antes (McGrath, 2003). Y no es evidencia muy buena. La falla principal del estudio es que no hay un grupo de control de mujeres sanas contra el cual hacer una comparación de la proporción entre usuarios de antitranspirantes por grupo de edad. (El grupo con cáncer debería mostrar una proporción mucho mayor de mujeres jóvenes usando desodorantes.)

El estudio falla en descartar explicaciones alternativas más parsimoniosas. Es generalmente aceptado que la actividad de los receptores celulares de estrógenos favorece el desarrollo de cáncer de seno, así que los resultados se pueden explicar diciendo que las mujeres que adoptaron antes estos hábitos fue porque alcanzaron la pubertad primero y desarrollaron caracteres sexuales secundarios (como el vello axilar) a temprana edad y por lo tanto tuvieron una mayor y más temprana producción de estrógenos. Una explicación mucho más simple hecha por algunos comentaristas críticos es la moda: las mujeres jóvenes usan más cosméticos que las mujeres mayores.

Para cerrar esto, los que han investigado el papel de los ingredientes de los antitranspirantes en el cáncer mamario han optado por suponer que las "toxinas" no entran por cortadas, sino que son absorbidas vía transcutánea.

De parabenos y sales de aluminio

La investigación más extensa ha sido sobre los ésteres de ácidos parahidroxibenzoicos, mejor conocidos como parabenos. Los parabenos son conservadores ubicuos en los productos de higiene y belleza. Aunque al principio se pensaba que los parabenos eran inertes y no reaccionaban con los tejidos humanos, en años recientes se ha demostrado que los parabenos tienen actividad estrogénica (Lemini et al., 1997; Routledge et al., 1998; Kang et al., 2002; Lemini et al., 2003; Shaw y De Catanzaro, 2009), incluyendo también células mamarias cancerosas en cultivos in vitro y en ratas (Byford et al., 2002). En 2004 apareció un estudio ampliamente publicitado en medios (Darbre et al., 2004) que encontró parabenos en muestras de tejido mamario canceroso. El estudio únicamente analizó muestras de tejido canceroso, y ni siquiera intentó revisar otros tejidos cancerosos o sanos como control, así que ese estudio nada más demuestra que los parabenos se acumulan en los tumores mamarios.

Pero todos los estudios que han medido la actividad estrogénica de los parabenos comunes en los cosméticos han encontrado que es unas diez mil o cien mil veces más débil que los estrógenos naturales del cuerpo (además de todo lo ligado hasta arriba, ver Golden et al., 2005). Y si tomamos en cuenta el detallito de que los antitranspirantes y los desodorantes prácticamente no contienen parabenos, la hipótesis de los parabenos se vuelve irrelevante para el análisis de esta cadena.

Otros ingredientes sospechosos que sí están en los antitranspirantes son las sales de aluminio, que son los que realmente bloquean los poros. Prácticamente ninguna "toxina" sale con el sudor así que no hay problema por eso. Lo que sí podría pasar es que los compuestos de aluminio entren a través de la piel (sea directamente o por cortadas de navajas de rasurar) y tengan algo que ver con el cáncer. La investigación al respecto es más pobre que la de los parabenos. Un estudio encontró una densidad relativamente alta de aluminio en tejidos mamarios cancerosos (Exley et al., 2007), pero igual que muchos otros estudios relacionados con los antitranspirantes y el cáncer de mama, no incluye controles de tejidos mamarios sanos.

Hay que tomar en cuenta que el aluminio es el metal más abundante en la corteza terrestre. Algo así como las tres quintas partes de la corteza están hechas de compuestos de aluminio, y todos estamos constantemente expuestos al aluminio en forma de polvo, tierra y otras trazas de minerales. No es claro el efecto médico de la exposición al aluminio de la corteza, mucho menos el efecto de la exposición al aluminio del antitranspirante. Se necesitan estudios más rigurosos para obtener conclusiones adecuadas.

¿Qué dice la epidemiología?

Hay al menos dos estudios (Mirick et al. 2002, uno de los primeros, y Fakri et al. 2006) que hicieron las cosas bien e incluyeron grupos de mujeres con y sin diagnóstico en busca de la conexión entre antitraspirantes y cáncer de seno. Ninguno de esos estudios encontró correlación estadística entre la incidencia de cáncer de seno y el uso del antitranspirante o el desodorante. Hay que mencionar que los tamaños de las poblaciones de muestra de ambos estudios son más grandes que la mayoría de los estudios de arriba, lo que hace los resultados más fiables.

Y si los estudios mejor hechos no encontraron absolutamente nada, ¿para qué especular sobre el mecanismo de acción del aluminio o el butilparabeno?

Historia de la cadena

La primera aparición documentada de esta cadena data de 1999 y está en inglés (but of course). Fue traducida al español y a otras lenguas poco después. La cadena ha resultado ser muy estable y el contenido prácticamente no ha cambiado en estos diez años; sólo se ha cambiado el lugar de un enunciado en la explicación del supuesto mecanismo causal del cáncer. Esta estabilidad me hace pensar que la cadena resultó tan convincente que ninguno de los remitentes vio necesario agregarle más cosas.

Las únicas modificaciones notorias son la inclusión de "Terry Birk" y "Dan Sullivan", que parece datar de 2001, y la aparición de firmas diferentes de supuestos autores o avales de la cadena, que ocurren al principio y al final del texto y tampoco alteran su contenido. La más antigua parece ser una tal "Katrina Scott", directora asistente de mercadotecnia deportiva (¿?) de la Universidad de Maryland, que pudo ser parte de la cadena original. En la traducción al español aparecieron "Anna Fiol", de Sara Lee Southern Europe, y "Gabriela Casanova Larrosa" de la Universidad de la República en Uruguay, ambas hacia 2001. Las firmas se perdieron conforme se expandió la cadena. Las introducciones y los mensajes al final varían.

La cadena ha tenido una circulación muy amplia. En estos diez años aparecieron muchos comentarios críticos en línea. Algunos vienen de asociaciones médicas como el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos. Hay otro sitio exclusivamente dedicado a explicar los antitranspirantes creado por Unilever, uno de los mayores fabricantes de productos de higiene personal (desodorantes incluidos).

Esta cadena es una muestra ejemplar del gran problema de la refutación de la pseudociencia. Para poder responder a la cadena, hubo que hacer investigación científica nueva. Casi toda la investigación biomédica relevante se hizo después de la aparición de la cadena. Pero en lo que los estudios terminaban de hacerse y publicarse, la cadena se difundió sin esfuerzo y llenó el hueco del conocimiento popular mucho más rápido que la divulgación médica seria.

La cadena también se benefició de la pobre calidad de mucha de la investigación. (No ayuda que un mismo grupo de la Universidad de Reading, en el Reino Unido, haya hecho buena parte de esos estudios.) Si un efecto aparece en estudios pequeños y sesgados y no aparece en estudios grandes y controlados, como estos supuestos vínculos entre antitranspirantes y cáncer de seno, tiende a ser ruido estadístico, un efecto inexistente. Pero como la hipótesis nula no hace buenos titulares, los medios de comunicación amplificaron ese ruido estadístico, lo convirtieron en verdad mediática, y muchos confirmaron su creencia en el peligro de los antitranspirantes.

Y desde luego, algunos fabricantes de productos alternativos / ecológicos / naturistas / orgánicos / saludables han visto en este miedo a los antitranspirantes un nicho de mercado, ofrecen productos que atienden esa demanda y hasta usan como argumento de venta la información falsa y contradictoria de esta cadena.

Conclusión

¿Los antitranspirantes causan cáncer? La evidencia al respecto es irregular. Una buena cantidad de estudios se limitaron sólo a pacientes o tejidos cancerosos, sin usar pacientes o tejidos sanos que sirvieran como controles adecuados. En cambio, el puñado de estudios que hizo comparaciones entre sujetos sanos y con cáncer encontró que el uso de antitranspirantes entre mujeres cancerosas y mujeres sanas es prácticamente igual. Se puede concluir que esta cadena es mayormente falsa y no hay un vínculo factible ni demostrado entre los antitranspirantes y el cáncer de seno. Lo único que creo que merece investigarse más es el papel del aluminio en el cáncer de mama, y nada más porque los datos son muy pocos.

Referencias

Estudios

Otros análisis

10 comentarios:

Juan Poquito dijo...

Excelente entrada, felicitaciones por tamaña investigación.

Ribozyme dijo...

No es tanto que dé más cáncer de seno cerca de la axila, sino que los vasos linfáticos de los senos drenan hacia los ganglios de la axila. Lo realmente malo de la mayoría de los cánceres es que las células cancerosas (que no cancerígenas como ahora a mucha gente le ha dado en decir, muy equivocadamente, ya que cancerígeno es lo que provoca cáncer, mientras que las células SON el cáncer) migran hacia otras partes del cuerpo y es donde causan muchos daños. Una de las vías más usadas es a través de la linfa, por lo que las primeras partes invadidas son precisamente los ganglios linfáticos de la axila, que son su primera parada. De hecho, un cáncer de seno que todavía no invade los ganglios de la axila tiene muy buen pronóstico, es casi seguro que se cure con el tratamiento. Cuando el cáncer ha invadido la axila, a veces se retiran todos los ganglios linfáticos de esa zona con la esperanza de que el cáncer no haya pasado de ahí. Si se encuentran tumores en otras partes del cuerpo (metástasis) el pronóstico es muy malo, ahí el tratamiento sólo puede esperar prolongar la vida de la paciente, pero no salvarla. Hace poco leía sobre un desarrollo del cáncer de mama que hoy en día es muy poco común por los tratamientos que existen, pero resulta que si el tumor no es eliminado/contenido con cirugía y quimio y radioterapia, primero sale a la superficie (se le llama tumor fungiforme, por la apariencia) y luego empieza a extenderse lateralmente y a veces puede invadir rápidamente la piel de todo el torso, destruyéndola (la paciente por lo general no sobrevive a esta etapa, por las infecciones, aparte de que es dolorosísimo y muere en una agonía terrible; hace poco se dio un caso de una mujer en Alemania, que por andar con "terapias alternativas" acabó en eso). Se le llama cáncer en cuirasse, por la extensión como de chaleco que toma.

Juan Carlos Bujanda Benitez dijo...

Sin descalificar la importancia de la investigación, la mejor parte es esta:

"...o no puede porque el Tuíter destruyó su mente."

Saludos

Antonio dijo...

El tal Dan Sullivan sí existe, pero es radiólogo:

http://www.futurepharmaus.com/?mc=daniel-sullivan&page=dd-viewtl

Lo cual no significa nada, ya que el que escribió la cadena puede haber puesto el nombre de cualquier persona remotamente relacionada con la oncología sólo para aparentar veracidad.

El punto importante es el par de estudios que mencionas.

Un Abrazo.

Kyuuketsuki dijo...

Conclusión: la gente es ampliamente pendeja. Fin del asunto.

En serio, no sé como pueden seguir leyendo y creyendo semejantes pendejadas.

P.D. Tuiter AÚN no destruye mi mente... pero casi

Adrián Robles dijo...

Nombre mi estimado, ni les das chanza a revire. Muy buena entrada.

JRPB dijo...

Informativo a lo mal pedo, muy buena entrada. Saludos.

RP GuadalajaraGuadalajara.com dijo...

En www.GuadalajaraGuadalajara.com les felicitamos por tan magnífico blog. Por tal razón les hemos incluido en nuestro portal de blogs, para que todos nuestros visitantes puedan conocerlos.
También les pido se comuniquen conmigo a rrpp@guadalajaraguadalajara.com para platicar de cómo apoyarnos

generic viagra dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Rexona dijo...

Porque nuestro día a día puede ser pesado y a veces nos hace transpirar, necesitamos un antitranspirante eficaz así como Rexona Active Emotion® que te protegerá todo el día. Así no tendrán que someterse a dolorosos tratamientos, su alternativa a la transpiración puede ser Rexona Active Emotion®.