Contacto

Sugerencias, comentarios, preguntas, mentadas... las cadenas son especialmente bienvenidas.
Contacto

Me lo dijo un pajarito

diciembre 08, 2006

Salavi

Otra entrada en la misma línea que la anterior, pero de las montañas del Cáucaso vamos hasta el desierto de Arizona, donde los indios hopis se dedican penosamente a la agricultura y al pastoreo. La religión hopi gira alrededor de complejos rituales y ceremonias realizadas en concordancia con las estaciones.

Hacia el solsticio de verano inicia el festival hopi de Niman Kachina, dedicado al viaje anual que los kachinas (fuerzas elementales de la vida) hacen hacia el inframundo. Unas dos semanas después del solsticio de verano y el inicio de Niman Kachina, se eligen a tres hombres para que vayan a un manantial especial, llamado Kísiwu, en cuya cueva se realiza un ritual de acercamiento y se dejan páhos, varas y plumas decoradas que representan las oraciones del individuo o clan que las hizo. Al día siguiente, le piden permiso a uno de los abetos cercanos al manantial para cortar ramas de los otros abetos, y comienzan a tomarlas. Después de revisar el estado de las páhos y por lo tanto la respuesta de los espíritus a las oraciones (las páhos que se ponen húmedas son consideradas como las oraciones que fueron escuchadas por los kachinas de la humedad y la lluvia), toman dos abetos de unos 60 centímetros de altura, uno macho y uno hembra. Con los dos abetos y los paquetes de ramas a cuestas, regresan a casa.

Ya de vuelta en la comunidad, los bultos de ramas de abeto se espolvorean con harina de maíz y se bendicen con humo ritual. A medianoche, los dos abetos se plantan a ambos lados de una especie de templo a los kachinas llamado pohoki, y se ponen más páhos en la base de los dos abetos. Las ramas de abeto se usan para la Danza del Regreso a Casa, que simboliza el momento en el que los kachinas toman las oraciones de la comunidad y reinician su viaje por el mundo y el inframundo. Una vez que ha terminado la danza, la gente toma las ramas de abeto de los kachinas y las planta en sus propias parcelas.

Los hopis narran una leyenda sobre el origen de la peregrinación a Kísiwu y la recolección de abetos. Antes de su establecimiento definitivo, los diferentes clanes hopi llevaron a cabo migraciones por el mundo. Al finalizar sus migraciones, el clan llamado del Tejón construyó un asentamiento, el cual fue creciendo conforme fueron llegando otros clanes. La numerosa población y los diferentes clanes hicieron la convivencia muy difícil y la armonía se rompió. Poco a poco llegó una sequía, los cultivos se secaron y los animales de caza se fueron a otros lugares. El jefe del clan del Tejón, un anciano llamado Salavi, dijo a los suyos que debían marcharse, pero que él, por su avanzada edad, no podría acompañarlos, así que se quedaría. Les dijo que al cabo de cuatro años deberían regresar, y que si él fue fiel a la voluntad de los dioses encontrarían una señal. Pasaron los cuatro años y el clan del Tejón regresó a su antiguo pueblo. Vieron que el manantial cercano volvió a brotar, y en el lugar donde dejaron a Salavi, se encontraba un abeto. Esto los convirtió en guardianes de los abetos sagrados y se volvieron uno de los cuatro grandes clanes hopis. Hasta el día de hoy, salavi es la palabra hopi para el abeto.

Como se ve, los hopis creen que el abeto de alguna forma atrae la lluvia y la humedad, o como ellos le llaman, es el "trono" de las nubes. Es claro que al morir, Salavi el anciano fue capaz de traer el agua, y en cierto modo su espíritu o su poder para atraer el agua se quedó en el abeto. Al tomar ramas de abeto y dos abetos enteros, los hopis pretenden atraer el poder del abeto Salavi, y por lo tanto el agua, hacia sus comunidades; esto mismo es lo que los pobladores pretenden al poner ramas de abetos en sus parcelas; las ramas de los abetos en los trajes de los danzantes kachinas resaltan su personificación de las fuerzas elementales de la naturaleza.

En el texto anterior vimos que Soslan / Sosryko / Sewsereqoe / Sasreqoa, el héroe solar del Cáucaso, tenía poderes sobre el clima, los mares y los ríos. Hay paralelismos entre el Sewserez cherkés y el Salavi hopi: al igual que con Salavi, arroyos y ríos se manifestaron tras la "muerte" de Sosryko, e igual que con Salavi, se cortan árboles para atraer las bendiciones a los cherkeses.

Y todo esto lo saqué de El libro de los hopis de Frank Waters (Fondo de Cultura Económica, México, 1996), obra medio esotérica pero buena como descripción, que conseguí en la misma mesa de saldos que el libro de Dumézil. Así que ya saben, amigas y amigos: hay cosas buenas en las mesas de saldos, no les hagan feo.

7 comentarios:

Kix dijo...

Y qué onda, ¿te pudiste lanzar a la FIL?

Kix dijo...

Qué bárbara, se me fue horrible la memoria, si hasta nos platicaste de los stands y demás... sorry, resbalón.

JASO dijo...

Me pregunto cuantas ¿tribus? con sus distintos rituales habrá por todo el orbe. Como verán todas ellas las extravagantes costumbres de occidente y el cirstianismo ??

En estos casos la diversidad no me simpatiza .... :P

Saludos Pereque

Anónimo dijo...

es una realidad que la lluvia es artaida por los arboles, que donde no hay arboles el terreno se erosiona con el tiempo y se vuelve desertico, en china libran una batalla contra la expansion del desierto, le van ganando tierra a travez de la plantacion de arboles, igual que en otras zonas del mundo.

asi que tal vez era una observacion que los antiguos hicieron, al igual que las observaciones hechas sobre objetos celestes, y los sacerdotes poseedores del conocimiento las codificaron en leyendas sagradas para asegurar su practica continua.

saludos pereque

Anónimo dijo...

y ahora una pregunta, a ustedes que se dedican a bloggear sobre ciencia y verdad enfocada a nuestro Mexico:

que les parece la reduccion del presupuesto a la UNAM, los pumas, siendo la razon: por chafas ?

que vivan los borregos?

dull dijo...

Con entradas como las dos ultimas no queda mas que quedarse con el buen sabor de boca,sera que a mi me gusta echar miradas hacia atras (sin albur).

Ultimamente traes un buen derroche de estilo Pereque.

saludos!

Pereque dijo...

Kix: Ya respondí en Piedrita de oro. :)

Jaso: Me imagino que lo mismo que aquel monje budista le dijo a un misionero cristiano: "¿Por qué vamos a convertirnos a tu religión si creemos lo mismo y nuestra religión es más antigua?"

Kekox: No sé si sea coincidencia u observación directa, pero la hipótesis suena muy interesante. De lo de la UNAM, no tiene nombre.

Dull: ¡Gracias! (aunque no sé qué hice)

Saludos, P.