Contacto

Sugerencias, comentarios, preguntas, mentadas... las cadenas son especialmente bienvenidas.
Contacto

Me lo dijo un pajarito

diciembre 05, 2006

Sewserez

El libro más extraño de mi pequeña biblioteca tiene que ser Escitas y osetas (Romans de Scythie et d'alentour), del lingüista y etnólogo Georges Dumézil, en una edición del Fondo de Cultura Económica (México, 1996) que trata de cómo la cultura de los escitas, los enigmáticos habitantes del mar Negro y Asia Central contemporáneos de los griegos clásicos, ha sobrevivido entre los osetas y otros pueblos del Cáucaso ruso, y de las relaciones entre la cultura escita-oseta-caucásica y otros pueblos indoeuropeos. Aprovechando que el espíritu navideño ya se siente, reproduzco el testimonio del explorador ruso Trubetskoi (1911), que aparece en la obra mencionada, sobre la fiesta invernal del pueblo de los cherkeses, habitantes del noroeste del Cáucaso, en honor a Merem, sincretizada con la Virgen María:

[...] en el curso de la fiesta de invierno de Merem adornaban con cintas y paños un arbolito despojado de ramas hasta la mitad del tronco y lo llevaban a la casa cantando un canto cuyo estribillo era: "gran Merem, madre del gran Dios, ¡haznos tranquilos, haznos ricos, haznos sanos!" [Dumézil, p. 100]

Este árbol se llama Sewserez (Sewsərəż). Un poco más adelante, aparece una descripción (1817) de una ceremonia de otoño, también cherkesa. Hasta parece parodia de nuestro árbol de Navidad:

Séossérès [...] es un peral joven que los cherkeses cortan en el bosque y que, después de haber sido despojado de las ramas de suerte que sólo queden los muñones, se llevan a casa para adorarlo como a una divinidad. Casi todos tienen uno: hacia el otoño, el día de su fiesta, lo conducen con gran ceremonia al interior de la casa, al son de diferentes instrumentos y de gritos de alegría de toda la habitación, que lo felicita por su dichosa llegada. Va cubierto de pequeñas bujías [velas] y lleva atado a la punta un queso; alrededor se bebe boza [cerveza de mijo, nota al pie de Dumézil], se come, se canta, después de lo cual es despedido y vuelve a ser puesto en el patio, donde pasa el resto del año apoyado en una muralla, sin ninguna distinción divina. [Dumézil, p. 101]

Los dos árboles tienen casi el mismo nombre, así que es muy probable que se trate del mismo árbol, o cuando menos que ambos representen la misma cosa. Trubetskoi añade lo siguiente del Sewserez, de acuerdo con el testimonio de un anciano cherkés:

Sewserez era el nombre de un hombre que realizó muchas maravillas, que en especial podía marchar sobre el mar; pero se ensoberbeció y Dios lo castigó quitándole una pierna; es en recuerdo de este mago como el árbol adornado se llama Sewserez. [ibid.]

Este hombre maravilloso muy seguramente es un héroe local llamado Soslan, Sosryko, Sewsereqoe (Sewsərəqo'e) o Sasreqoa (Sasrəqoa), dependiendo de la región y del lenguaje, figura preponderante en la mitología caucásica y posiblemente asociado a una antigua deidad solar escita. Los detalles del mito de Sosryko varían según la región, pero en casi todo el Cáucaso es el más poderoso guerrero de la raza legendaria de los Nartos. Sosryko nace milagrosamente de una piedra (al igual que Mitra, dios de un culto competidor del cristianismo primitivo, también con rasgos solares, rastreable hasta la antigua religión védica), y en algunas leyendas es temido y despreciado por los otros Nartos. Al crecer, con ayuda de un caballo prodigioso, realiza toda clase de proezas como rescatar a la hija del Sol, descender a los infiernos, rescatar granos y vencer a gigantes y guerreros diversos. Los cherkeses antes mencionados también le atribuyen poderes sobre los mares y el clima. Al final, Sosryko pierde las piernas gracias a una rueda dentada mágica y es enterrado vivo. Cuando llega la primavera, su añoranza por la tierra lo hace llorar y sus lágrimas crean los arroyos y ríos del Cáucaso.

La conclusión obvia: el árbol Sewserez es una forma de adorar o invocar a Sosryko, el héroe que riega la tierra. ¿A poco no es fascinante lo que uno puede encontrar en la mesa de saldos de la Joseluisa?

10 comentarios:

Antonio dijo...

A ver si entendí bien: Entonces los de Villahermosa que se quejan de que está lloviendo gruesísimo, ¿La riegan más que Sosryko al no quitar sus arbolitos de navidad que apenas adornaron la semana pasada?

Verdaderamente interesante

Un Abrazo

Luis Ruiz Noguez dijo...

Sir James George Frazer, en su libro La rama dorada (capítulo IX El culto a los árboles), dice:

"En una investigación que Grimm hizo de las denominaciones teutónicas de "templo", deduce como probable que, entre los germanos, los más viejos santuarios feron los bosques naturales. Sea como quiera, el culto del árbol está bien comprobado en todas las grandes familias europeas del tronco ario. Entre los celtas nos es familiar a todos el culto de los druidas al roble y su palabra antigua para "santuario" la creemos idéntica en origen y significado a la latina nemus, un bosque o boscaje abierto, que todavía sobrevive en el nombre de Nemi. Entre los antiguos germanos fueron corrientes los bosques sagrados y el culto del árbol no está totalmente extinguido entre sus descendientes actuales. La severidad del culto en sus primeras épocas puede deducirse de las penas feroces que señalaban las antiguas leyes germánicas para el que se atrevía a descortezar un árbol vivo: cortaban el ombligo del culpable y lo clavaban a la parte del árbol que había sio mondada obligándole después a dar vueltas al tronco de modo que quedasen sus intestinos enrollados al árbol. La intención del castigo está claramente indicada: reemplazar la corteza muerta por un substituto vivo tomado del culpable. Era vida por vida, la vida de un hombre por la de un árbol".

Aunque actualmente no decoramos nuestros árbolitos de navidad de esa manera, seguimos colocando tiras de diversos materiales alrededor suyo.

No sólo los europeos tenían estos cultos al árbol. Los semitas adoraban a una diosa madre representada por el tocón de un árbol colocado en los cruces de caminos. Justo en los solsticios los adornaban con velas y otros objetos. Esto mucho antes de que se convirtieran en monoteistas e inventaran al tal Yave.

Saludos

JASO dijo...

Pues que pirata el cristianismo :P

Hasta el pinito es un plagio .....

Saludos Pereque.

Pereque dijo...

Antonio: A lo mejor... aunque se supone que el asunto comenzaba a funcionar en primavera y no sólo con el agua, sino con la fertilidad en general.

Luis: ¡Sí! También habla de los "árboles de mayo", de la gente disfrazada de árbol o de los árboles disfrazados de gente, usados todos para atraer la fertilidad.

No ignorará que el árbol de Navidad propiamente dicho tiene su origen en, oh sorpresa, Alemania.

Jaso: Sí, qué ratas. :P

Saludos, P.

Cesar De la luz dijo...

El árbol de navidad no es más que otro plagio no reconocido de la comunidad cristiana de los antiguos ritos paganos como el Jalógüin y el día de muertos... sólo que ésta no es tan cuestionada como las otras... ¿acaso la Coca Cola tuvo algo que ver en ello?

Carlos Efrén dijo...

El cristianismo ha hecho suyas muchas prácticas de corrientes que no considera confiables. Es la gran paradoja.
Por cierto que hay chistes muy malos con el arbol de navidad y el cristianismo, pero este es un blog serio así que luego se lo cuento.
Saludos!!!

Anónimo dijo...

antes festejar el arbol para traer las lluvias, ahora festejar el arbol para agilizar la economia

me llama la atencion que Sosryko broto de la piedra, como el agua

saludos Pereque

mathcons dijo...

tiene tres semanas que estoy en vhsa y como dice Antonio, está lloviendo gruesísimo. Les voy a avisar a mis sres padres que eso les pasa por andar de paganos.

un abrazo,
fernando velázquez

Jack Maybrick dijo...

Por esa y otras razones en casa contamos todas las navidades con un árbol donde se duerme el Rubio y un nacimiento, en cuyo pesebre se duerme la Negra. Y este año, además de tren para que lleguen los Reyes Magos con mayor comodidad, tenemos amplio estacionamiento. A mi suegra se la quiere llevar la tía de las muchachas cada vez que montamos el nacimiento con esos anacronismos, pero en fin...

Pereque dijo...

Efrén, nos debe al menos un chiste. :)

La obra que cita Luis Ruiz Noguez está disponible, completa, en varios sitios Web, en inglés. Estos son vínculos de The Sacred Texts Archive:

* The Golden Bough, índice general
* Capítulo 9, sección 1, donde describe el culto a los árboles
* Capítulo 9, seccón 2, donde habla de los poderes de los espíritus de los árboles

P.