Contacto

Sugerencias, comentarios, preguntas, mentadas... las cadenas son especialmente bienvenidas.
Contacto

Me lo dijo un pajarito

octubre 18, 2007

La libertad religiosa, según la Iglesia católica

El conservadurismo católico ha estado bastante ocupado empujando su agenda política estos días en los temas habituales: derecho de los ministros religiosos a agruparse con fines políticos y a ser elegibles para puestos de representación popular, educación religiosa en las escuelas públicas. Todas estas demandas giran alrededor del concepto de "libertad religiosa".

Juan Carlos Bujanda hace notar en una de sus entradas recientes que lo que el clero entiende por libertad es completamente opuesto a lo que los demás entendemos, y que la Iglesia pide democracia pero es una institución profundamente antidemocrática. Antonio hace pedazos la propuesta del Colegio de Abogados Católicos de reformas constitucionales a favor de la libertad religiosa. Todo lo que dijeron lo dijeron muy bien, y no creo ser capaz de agregar nada a sus conclusiones: la Iglesia católica y sus brazos de presión política abusan del concepto de libertad religiosa para aumentar sus privilegios y disminuir sus obligaciones para con la sociedad.

Lo que sí puedo hacer es poner más evidencia de que esa actitud es algo inherente al catolicismo, y lo voy a hacer apelando a su Catecismo. En la sección que abunda sobre las interpretaciones teológicas de sus Diez Mandamientos, viene dentro del artículo sobre el primer mandamiento ("Amarás a Dios sobre todas las cosas") un pequeño apartado sobre la libertad religiosa. El parágrafo 2106 dice:

«En materia religiosa, ni se obligue a nadie a actuar contra su conciencia, ni se le impida que actúe conforme a ella, pública o privadamente, solo o asociado con otros, dentro de los debidos límites». Este derecho se funda en la naturaleza misma de la persona humana, cuya dignidad le hace adherirse libremente a la verdad divina, que trasciende el orden temporal. Por eso, «permanece aún en aquellos que no cumplen la obligación de buscar la verdad y adherirse a ella».

La primera parte es casi impecable, es básicamente lo mismo que dice el Artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. La santa puerca tuerce el rabo inmediatamente después, porque afirman que este derecho surge de la tendencia humana a buscar "la verdad divina", que más que tendencia es una obligación. Eso viene un poco más explícito en el parágrafo 2104:

«Todos los hombres [...] están obligados a buscar la verdad, sobre todo en lo que se refiere a Dios y su Iglesia, y una vez conocida, a abrazarla y practicarla». Este deber se desprende de «su misma naturaleza». [...]

En pocas palabras, usted y yo tenemos la obligación de conocer y seguir la doctrina católica para siempre porque "está en nuestra naturaleza". Se supone que el cristianismo es una religión misionera, que deposita en todos sus creyentes la obligación de predicar la religión a los no creyentes. En una vuelta de tuerca insólita e indignante, la Iglesia católica deposita esta responsabilidad en todos los seres humanos, incluso aquellos que no saben que existe algo llamado Iglesia católica, y no lo saben seguramente porque los obispos usan el imbécil parágrafo 2104 de su Catecismo para no enviarles misioneros.

Nada más con ese parágrafo y medio, uno se da cuenta de que el concepto católico de "libertad religiosa" es como decir que en el México de 1950 uno era libre porque podía salir a votar por el PRI. Pero hay más:

El derecho a la libertad religiosa no es ni la permisión moral de adherirse al error, ni un supuesto derecho al error, sino un derecho natural de la persona humana a la libertad civil, es decir, a la inmunidad de coacción exterior, en los justos límites, en materia religiosa por parte del poder político. [...] [Catecismo de la Iglesia Católica, 2108].

El "error", como ya se vio, es cualquier desviación de la doctrina católica, o unirse a los "hermanos separados" o hacerse musulmán o budista, o incluso, ¡Dios nos libre! volverse deísta, agnóstico o ateo. Creo que estamos en condiciones de hacer una "entrada de diccionario" para la "libertad religiosa" católica:

Libertad religiosa:

En la religión católica, derecho que toda persona tiene de 1) practicar el catolicismo sin restricciones, y 2) no serle impuesta una religión distinta al catolicismo.

Y como todo esto está en el Catecismo, es de creencia obligatoria para todos los católicos del mundo. ¿Cuántos de los 80 millones de católicos de México y de los mil millones de católicos en el mundo entero rechazarán estas afirmaciones por absurdas e hipócritas?

16 comentarios:

Haplo dijo...

Yo sigo ejerciendo mi derecho de adorar al Gran Cthulhu, pero ya veo que poco me sirve, pues está en mi naturaleza ser católico...

Por cierto, ¿ya viste este video? sumamente interesante.

Juan Carlos Bujanda Benitez dijo...

En cierta forma tiene razon el Catecismo, esta en nuestra naturaleza buscar no solamente el ser católico, sino el ser religiosos en general.Ya sea por la búsqueda de respuestas o consuelo.

Pero lo contrario es lo que nos hace humanos, lo que nos separa de lo mas animal de la naturaleza, nuestra capacidad de razonar, dudar y buscar explicaciones mas plausibles.

Entonces para la iglesia lo natural es creer y el pensar es antinatura.

Buena reflexion Martín, bien dicen que el peor enemigo de La Biblia es La Biblia.

Saludos.

Antonio dijo...

Muy buena conclusión. Si lees el documento en su totalidad llegas a la definición que propones, pero si lo lees por partes puedes hacer interpretaciones de lo más extraño, como por ejemplo.

«Todos los hombres [...] están obligados a buscar la verdad, sobre todo en lo que se refiere a Dios y su Iglesia, y una vez conocida, a abrazarla y practicarla»

Podríamos preguntar ¿Y si [todos los hombres]nos ponemos estrictos con esto y nos ponemos a buscar esa verdad a partir de evidencias y reflexión honesta, y concluimos que lo más probable es que la existencia de Dios esté muy lejos de la verdad y que la iglesia sea una institución abusiva que vive de imponer seudoverdades sin ninguna base real? ¿No estaríamos en ese caso cumpliendo con la obligación del catecismo si nos apegamos a esa conclusión y actuamos en consecuencia?

Un Abrazo.

TORK dijo...

Haplo: Los que siguen a Cthulhu o al FSM son herejes. El dios verdadero es la Gran Zanahoria. Pronto sabrán de ella.

Bujanda: Difiero contigo en algo: El ser religioso no es parte de la naturaleza humana. El ser humano nace ignorante de tosas esas cuestiones, y si antiguamente buscaba respuestas o consuelo en religiones inventadas, ahora lo hace por adoctrinamiento. Me viene a la mente una frase de Rius: "Todos nacen ateos, pero algunos no pueden evitar volverse creyentes".

Pereque: Con respecto a la iglesia como institución antidemocrática: La ratificación a esto la da el mismísimo Onésimo Cepeda (hijo de su puta madre):

"La Iglesia nunca será democrática, porque no es ningún partido (político); es jerárquica, porque depende del Papa y cada prelado es la cabeza de la Iglesia del lugar"
Pueden leer la cita aquí:
http://www.jornada.unam.mx/2002/05/21/044n1con.php?printver=1
Si no sale completo me dices... y de paso me enseñan cómo colocar links en los comentarios a un blog.

Saludos

Ribozyme dijo...

Tork (supongo que si te llamo "Tórculo", que es el aparato que se utiliza para imprimir grabados, te sentirías agraviado): para poner un link, pones cualquier palabra que quieras para ese link, o incluso el mismo link, entre los siguientes códigos HTML (donde lo que yo pongo como corchete de apertura es el signo de "menor que" y como corchete de cerrado, el signo de "mayor qué" (una vez me dijeron cómo hacerle para que aparezcan en el texto sin que sean interpretados como indicación de formato HTML, pero ya se me olvidó)):
[a href="(aquí va la dirección http)"] y [/a].

Yo tengo un amigo que le pone zanahoria a la salsa bolognese para pasta que prepara el mismo. ¿No podría ser que la Gran Zanahoria sea la deidad madre donde el FSM es la deidad padre? Eso la haría popular entre los mexicanos, que parecen preferir en su veneración a la deidad madre del catolicismo, aunque el clero diga y rediga que el mero bueno es la deidad padre-hijo... En fin...

¡Chin, Antonio, me ganaste lo que yo iba a decir! Nada más expando lo que dices: el concepto de "buscar la verdad" que tiene la jerarquía católica es muy diferente del (yo diría que opuesto al) que pudiera tener cualquiera con un poco de identidad intelectual.

Ribozyme dijo...

¡Ya ven por estar baboseando! Lo que yo quería decir es "honestidad intelectual".

TORK dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
TORK dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
TORK dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
TORK dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
TORK dijo...

Agradezco a Ribozyme la indicación y después de varios intentos va (por cierto, no me siento agraviado, el origen de mi nick no tiene nada que ver con el tórculo):

La Gran Zanahoria


Lo que decía de Onésimo Cepeda (hijo de su puta madre)

Saludos

Pereque dijo...

Haplo: No, espero verlo pronto.

J. C.: O, siguiendo a los psicólogos evolutivos, el cerebro tiende a inventarse religiones.

Antonio: ¡Ja, no había pensado en eso! Pero es un muy buen punto.

Tork: Eso de la Gran Zanahoria se oye interesante, ¿pero por qué debo seguirla? El Monesvol me promete teiboleras y cervezas, y Cthulhu me deja decidir cuándo me va a comer. ¿Qué me ofrece la Gran Zanahoria?

El MillOnésimo es un personaje repugnante.

Ribozyme: ¡Saludos!

dull dijo...

Se supone que ya deberíamos estar curados de espanto, pero la vela perpetua es incansable.

Lo que mas indigna no es lo que la iglesia católica quiere imponer (muy su pedo) sino que el gobierno parece ser ñoño y vulnerable, influenciable.

En países mas desarrollados, las instituciones religiosas pueden "decir misa" y de ahí no pasa.

Eso de que "al cesar lo que es del cesar y a dios lo que es de dios" aquí si que no tuvo efecto.

saludos Martin

TheJab dijo...

Constancia de lectura... nada que agregar de mi parte (por el momento).

David Moreno dijo...

Muy buen post, solo agregaría un comentario que me surge después de leer los párrafos citados de los documentos de la Iglesia:

¿Por qué el uso del término Persona humana? No es la primera vez que le veo en algún documento católico. Los mismos sacerdotes se empeñan en usarlo, pero acaso no es un grave error...¿o es que acaso existe la persona animal?...

Saludos...

Pereque dijo...

Dull: Estoy de acuerdo: esta gente tiene una capacidad inagotable (casi diría milagrosa) para causar indignación.

Jab: ¡Saludos!

David: Supongo que hacen distinción entre las "personas humanas" de carne y hueso, las "personas divinas" y demás.